miércoles, agosto 24, 2011

¿Qué más puedo esperar después de ese sublime infierno?
sin esperarlo obtuve más de lo deseado
me entregaste tus palabras en silencio
ahogándome en tu abismo de letras etéreas.
Encontré aquel fantasma que un día te entregué:
el ángel oscuro que cayó en la embarcación maldita
naufragando en horas prohibidas
emergiendo de un sueño eterno o algo parecido.
Fuimos parte del mismo letargo
¿qué más puedo esperar después de ese sublime infierno?

No hay comentarios:

Publicar un comentario