Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011
Después de haber mordido el miedo
y tragado su misterio
sé que la oscuridad se acerca
para desgarrarnos en silencio.
Seremos condenados a un abismo sin fin
traicionados por nuestra propia luz,
esta vez no habrá resurrección.
La incertidumbre se nos ha clavado como una daga
nuestros pétalos se desangran
hacia una tempestad en donde las flores no cicatrizan.
Nos hundimos en un demonio
cada vez más profundo
sin testimonios
sin arrepentimiento;
penetramos en este túnel sin sombras,
cielo eterno que agoniza,
donde nada puede salvarnos
si somos los culpables del crimen.
Nuestra caída me atormenta
no puedo escapar de mi conciencia
sólo quiero abandonar esta fosa de cenizas
y hallar el sepulcro etéreo en donde un día transitamos,
saber dónde se encuentra el ángel sombrío
que descendió una noche para hacerme renacer.
Llévame al reino sin dueño
a la tierra de las sombras
donde la sangre ansía
recorrer los cuerpos;
cúbreme con el velo de tus ojos
y adentrémonos en esta fosa en llamas.
El viento galopa sobre nosotros
la noche se hace presente
proclama su poder esclavizándonos
desgarrando nuestra piel
poseyendo nuestras almas
en una ofrenda de unidad sagrada.
Ahógame en el desierto
entierra el sol con tus manos
y esconde la luz dividida.
No importa donde estamos
si el olvido anidará en nuestra conciencia al final
ahora somos este miembro palpitante
dentro de una bestia que emerge y agoniza.
La fuerza de tu boca me indica la verdad oculta
lo que el mundo esconde despierta en la flor de tus labios
sus oscuros pétalos se abren para disipar las sombras
para despojarme de la incertidumbre
para invadirme con su poder sagrado.