Entradas

4:05 am

to a stunned wanderer
Have you ever felt electricity within a person? Have you ever stayed under the rain just to feel alive? Have your lips touched a starry silent sky? I wonder if one day I’ll find all the answers I’ve been looking for, if I will ever get tired of your eyes or if you’ll remain as my deepest mystery. Time passes so fast, it goes away like crystal water dripping from my hands; I wish I could stop and rewind, go back to those moments when we were so transparent, maybe too fresh and afraid, but god, so sure about each other. We were the world and nothing else mattered, we were together and life was just an endless road of memories and dreams to share. I would go back then and take a picture of us mid laughing, looking at each other, all covered with kisses during a random weekday evening. I fear my mind will slowly erase those moments, the ones I don’t want to forget ever. But let’s face the truth, you’ll be gone soon and I’ll be gone too. This is all I have.
You’re the d…
tu rostro descansa
en mi vientre
duermes
casi sin respirar,
mis manos
viajan sobre ti
mientras te observo:
toco tus párpados,
tu cabello,
cierro los ojos
y me pierdo
en este instante,
pienso largamente
en un futuro incierto
convenciéndome
de prolongar
cada momento:
la vulnerabilidad
de tu cuerpo
sobre el mío
como una paz efímera
ya para siempre
en la memoria
déjame besarte el corazón

besarte hasta la sangre

fulminada de sueños


y tocarte en las palabras 

bajo el agua de tus ojos


para que no me olvides 

para que la noche náufraga 

no nos abandone

con la máscara del amanecer

para que el tiempo se desvanezca 

como un secreto 
a punto de morir
en el borde de los labios
"¿Pero cuándo el amor es propiamente amor? ¿Puede uno amar a quien le acompañó por una hora? ¿Por dos horas, dos meses, dos años, dos minutos? ¿Se ama a quien se conoce, justamente por eso, o es quizás al revés: conocemos para mejor desconocer, y así poder amar sin el estorbo de la realidad? ¿No es cierto que quienes más se aman son a veces quienes menos se conocen? Ni una sola de estas preguntas se plantea jamás para buscar respuesta verdadera. Ninguna la tiene, ni la tendrá, a menos que uno decida imponérsela, casi siempre de acuerdo con su más absoluta inconveniencia. Incluso sin respuesta, lanzadas al espacio estratosférico de los propios insomnios, las preguntas que apuntan a la probable existencia del amor suelen aparecer cuando no queda tiempo, ni voluntad, ni siquiera osadía para ponerlas en duda. Preguntarse si por casualidad se ama equivale a plantear una alternativa entre felicidad y desdicha, buena y mala fortuna, besos y bofetadas. Se elige ser feliz, besado, afortun…
escribes en el aire
como si nubes derramaran de tus dedos como si colocaras una a una sobre el cielo dispuestas a convertirse en lluvia
las palabras-nubes son luz en tus manos  llueven despacio en líneas fragmentadas  sobre el polvo y la tierra seca 
escribes como un sol invisible hilvanando entre las sombras un parpadeo de sueño y el aliento de flores muertas
déjame respirar  la pureza de tu cielo alcanzar tus nubes flotar en la levedad de tu universo 
déjate llover  inunda esta ciudad de ciegos donde aún quedan latidos de cuerpos dispuestos a desnudarse 


juguemos a respirar juntos
a inventar palabras nuestras: un idioma dentro del sueño
juguemos a la poesía a fingir que el tiempo es estático a que estás conmigo y que estoy contigo cuando ya sólo estremece tu sombra
juguemos a que sé dónde encontrarte a que no he olvidado cómo caminar  sobre el eco de tu voz ni cómo devolverle el sentido a tu andar 
quiero disipar las nubes de tu cielo sembrando estrellas de luz inmortal para que no desaparezcas nunca 
ni el silencio más cotidiano  es lo mismo sin tu presencia crisálida en flor   siempre eterna en mi memoria 
juguemos a que estás aquí  y a que la marea aún aroma  este viaje en el que coincidimos

ahí donde descubrí al hombre y a la mujer encerrados en la realidad
circundados de objetos, de planicies límítrofes de deseo

qué era la realidad entonces sino tú y yo
y un cúmulo de verdades y mentiras mezcladas

o el juego del sí y el no
la química de la sangre
la noche la noche la noche

el mirarnos frente al espejo
después de hablar del nosotros que no existe

el lóbulo derecho la mano izquierda
espalda cuello vientre
mirando al cielo
o al suelo

y el olor
y el sonido
de tu cuerpo

qué es la realidad ahora sino la memoria
la reminiscencia del deseo
y pensar en el quizás
volver a ver tus ojos
en la oscuridad