Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013
quizás esto respondería a todas esas preguntas no hay nada que pueda explicar nada de lo que fue o lo que pudo ser nada de lo que es nunca tuve nada que decir
If. Pink Floyd
If I were a swan, I'd be gone. If I were a train, I'd be late.
and if I were a good man,
I'd talk with you more often than I do.

If I were to sleep, I could dream.
If I were afraid, I could hide. If I go insane, please don't put your wires in my brain.
If I were the moon, I'd be cool.
If I were a rule, I would bend. If I were a good man, I'd understand the spaces between friends.
If I were alone, I would cry.
and if I were with you, I'd be home and dry. and if I go insane, will you still let me join in with the game?
If I were a swan, I'd be gone.
If I were a train, I'd be late again. If I were a good man, I'd talk with you More often than I do.



Me adhiero a tu voz de naufragio y rompemos en el viento. Resplandece. Viajamos entre las palabras que deshacen el tiempo cuando los límites se desvanecen. Los muros que nos dividen se deshacen con cada paso y el amanecer disuelve los astros con su palpitación áurea.
Lejos de ti, las cosas que no puedo nombrar construyen un tejido que me conduce a donde has estado, el instante previo en que inundas el vacío que desgasta nuestros órganos se hace tangible en la guarida de tus ojos. Contemplo el origen del horizonte al borde del silencio. Son tus palabras las que quiero escuchar, tu voz que se tiñe de ríos de sangre como vetas de miel. 
Pero vamos a ninguna parte, a donde el  aire, al lugar en donde las flores crecen cuando nadie las mira, en donde te elevas como la luz después del sueño en lo hondo de este firmamento desconocido.
En la levedad rompemos y la noche se fragmenta. El ruido del mundo se ahoga en nuestros oídos y lo cruzamos todo sin llegar aquí.
Imagen
De pronto encuentras la sombra primitiva de algún vuelo promisorio en el cielo que habías abandonado, ese cielo colmado de cuerpos fragmentados, ya sin nombre. Ahora aquellas alas arden en tu pensamiento, se desgarran como el amanecer en una transfusión de matices. Su vuelo y sus alas. Sus ojos que contemplan lo no observado. Su mirada como un paréntesis acompañando cada idea que despierta sobre tu mente.


Olvida los días que han estado contigo sin ser necesarios. Abre los ojos y renace en cada objeto que aparece frente a ti. El horizonte está colmado de tus pupilas, el mapa que jamás comprendiste no es sino la prolongación del deseo, la extensión del sueño donde la carne fluye en marejadas celestes, inunda la tierra y desciende hasta tus entrañas como una Venus voraz. 
Quisiera interpretar lo inmaterial pero ahora eso resulta excesivo. Encuentro en tu sombra los mecanismos de la luz, el éter que cierra mi garganta acercándome a la muerte, la sangre primitiva de los astros y el espíritu …
un terremoto nosotros en la azotea respirando el suelo múltiples caídas sobre el mismo espacio agitando nuestras vísceras desgastadas
hace unas horas aquel hombre me ofreció fumar eso de una varilla perfumada mis pulmones se llenaron y vaciaron en un segundo luego sentí el vértigo y las náuseas y la sensación de no querer volver a hacerlo aunque sabía que quizás no podría
entonces encontré a aquella extranjera blanca y pálida y extraña que quería probar de mi varilla se la di completa y la dejé fumando ahí
subí a la azotea con los demás sabíamos que la tierra se sacudiría así que nos acostamos boca abajo con los brazos extendidos esperando que el estremecimiento llegara a nuestros cuerpos