viernes, febrero 15, 2013


De pronto encuentras la sombra primitiva de algún vuelo promisorio en el cielo que habías abandonado, ese cielo colmado de cuerpos fragmentados, ya sin nombre. Ahora aquellas alas arden en tu pensamiento, se desgarran como el amanecer en una transfusión de matices. Su vuelo y sus alas. Sus ojos que contemplan lo no observado. Su mirada como un paréntesis acompañando cada idea que despierta sobre tu mente.



Olvida los días que han estado contigo sin ser necesarios. Abre los ojos y renace en cada objeto que aparece frente a ti. El horizonte está colmado de tus pupilas, el mapa que jamás comprendiste no es sino la prolongación del deseo, la extensión del sueño donde la carne fluye en marejadas celestes, inunda la tierra y desciende hasta tus entrañas como una Venus voraz. 

Quisiera interpretar lo inmaterial pero ahora eso resulta excesivo. Encuentro en tu sombra los mecanismos de la luz, el éter que cierra mi garganta acercándome a la muerte, la sangre primitiva de los astros y el espíritu abriéndose en el espacio como un llamamiento universal, it's all too much.


No hay comentarios:

Publicar un comentario