Esto es el momento de nuestra muerte
el momento en que las palabras callan
y sólo escuchamos nuestros pensamientos
una ardua reciprocidad
y la ausencia de motivos.
No sé si quiero renacer contigo
o aprender a morir sin ti.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el furor divino