¿Cuál es tu origen, sombra caída?
Tu cadáver vive sobre mi piel todavía
como un estigma de cruel devenir.
¿Es tu voz la que me llama?
¿es una palabra malvada tu promesa?
¿o es la muerte deseada?
Qué principio necesito si me basta con tu boca
sabio recinto que me abarca
redención mutua, abismo que socava.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el furor divino