Desciendes levemente
como una llama que muere y renace,
vienes y entre tus manos
tomas las cenizas que deshacen
y recrean este juego olvidado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el furor divino