Amanece
tu vena única se expande
iluminándome con su sangre.
Mis ojos, ya autómatas
se abren con el calor de tu luz
orbe etéreo que me somete
antropomorfo deseo
corpóreo estupefaciente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el furor divino