domingo, junio 30, 2013

¿Escribirte cientos de veces, para después olvidar todo? Como si la memoria fuera tan dócil, tan maleable. Como si las palabras en su levedad se fueran con el viento. Quiero escribirte sobre el cielo con las nubes diluyéndose en mis dedos, y en lo ancho de ese mar que desconoces, con olas tristes que no sepan decir adiós, como aquellos que conocen del amor y la ausencia.

Te escribo porque aún no he aprendido a hablar contigo, porque mi voz parece ser acuchillada cuando trato de decir que te quiero, porque la sangre se acumula en mi garganta y las palabras comienzan a solidificarse dentro. Te escribo porque la vida se me escurre entre las dudas, porque con este diálogo ficticio pretendo disipar los miedos que me anidan, y sólo así puedo percibir al soliloquio haciéndose lugar entre las palabras que callo y las que me digo. 

Y porque apareciste entonces, bajo el sol de Marzo, con la mirada esquiva y las palabras claras, con la melodía de tu sonrisa naufragando en mi tristeza y esa luz en tus ojos como una señal en el camino. Apareciste cuando otros hacían garabatos en el relieve de mi corazón aturdido, cansado de volar sobre geometrías intangibles y palabras vacías, trazando con tu lenguaje siluetas incapaces de borrarse.


Porque a partir de ese día trastornaste mi universo.

15 comentarios:

  1. ¿Y eres tú la que habla de fragmentos interiores que dejan a uno verse? Tienes el don no sólo de poder contar, sino de saber contar, por eso, sería importante que no retuvieras las palabras en la garganta, que encontraras la forma de dejarlas salir, que a veces no es más que bajar las barreras y soltar cualquier clase de temor o inseguridad. En cualquier caso, mientras tanto, sigue escribiendo y tal vez, haz que consiga leerte. Seguro que es tan necesaria para su sonrisa como para tu tristeza el naufragio :)
    Una maravilla, M, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes toda la razón,creo que nunca me enseñaron a decir lo que siento, y nunca lo aprendí por mí misma, siempre (o al menos desde que recuerdo) escribía todo lo que pensaba y sentía, eran pocas las veces en que lo expresaba, y todavía creo que me sucede con frecuencia. No es sencillo dejarse ir, entregarse a otra alma como las palabras se entregan al papel, pero sé que las dudas y miedos son uno de los mayores obstáculos para ser felices, por eso ahora lo tengo presente, y es momento de hacer que mi voz sea escuchada.

      Por cierto, ya estoy trabajando en la traducción del relato que te compartí, te lo enviaré en cuanto lo termine, para que te resulte más sencillo leerlo.

      Un abrazo muy fuerte para ti, RH, siempre iluminándome. :)

      Eliminar
    2. Ay M, no quería que te molestaras en la traducción, ya me buscaría yo la forma de traducirlo. Eres un ángel ¿lo sabes? Un millón de gracias.
      Aprovechando este comentario, te diré que yo también tiendo a callarme muchas (demasiadas) palabras. No se trata, creo, tanto de miedo o inseguridad, sino de algo que está impreso en mi carácter desde siempre y que tiene que ver con la introversión. Tal vez escribo -siempre escribí también- por una especie de necesidad física de expresar ciertas cosas que en la vida cotidiana no suelo dejar salir.
      Un abrazo muy fuerte :)

      Eliminar
  2. Me gustaría escribir como tu, para decir exactamente lo mismo que tú. Mi sentimiento es el mismo, pero cambiaría el mes no fue marzo,

    Muchas gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menteinvisible, estoy un poco, o en realidad bastante molesta, hace unas horas comenté tu entrada sobre aquel atardecer que te remitía a aquellas pozas y se supone que mi comentario estaba pendiente de moderación, pero han pasado muchas horas y me temo que no se publicará. Y es molesto porque las palabras no las puedo recuperar, eran muchas líneas y sólo retengo unas cuantas ideas. Agradezco tus palabras, y que el sentimiento sea el mismo, esperaré hasta mañana para comprobar que no será publicado, y te escribiré de nuevo. Esos atardeceres y esa historia me dan mucho que decir.

      Un abrazo, Rey de Macedonia, Quijote dadaísta.

      Eliminar
    2. Si pudiera grabar tu comentario en letras de oro, lo haria...
      Es el mejor comentario que me han hecho nunca,
      Pero Quijote tambien duerme, y soñaba con un comentario como el tuyo...acabo de despertar y solo tengo puro agradecimiento, seguiré...intentaré hacerlo mejor...
      Me has alegrado y emocionado, siento lo mismo que tu pero quizas el mes sea julio,
      Un fuerte beso eterno

      Eliminar
    3. Me alegra que se haya publicado, toda la madrugada estuve tratando de rescatar mentalmente las palabras que había dicho por si no aparecía en tu blog. Y gracias por tus palabras, sólo quería devolverte la emoción que esas fotografías y esa historia me provocaron, continúa por favor...
      Te devuelvo el beso, totalmente infinito.

      Eliminar
  3. uuufff que necesario se hace a veces escribir lo que uno no sabe decir, lo que guarda como un tesoro que el día que se vea deslumbrará, porque tienes mucha luz, tienes tanto que ofrecer, un inmenso mundo que te habita y cuando nace en el papel lo haces del lector, qué bien lo cuentas. Ahora falta dar el salto desde el trampolin y arrojarte a vivir a ese mundo. A mostrarte tan bien como lo haces cuando escribes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Sandra, parece una necesidad permanente escribir todo lo que nos llena por dentro y nuestra voz no se decide a decir. Gracias por tus palabras, y me quedo con ese final, es cierto que debo arrojarme a la vida, no todo puede quedarse aquí. Y eso lo he aprendido también de tu poesía, te reitero que admiro la forma en la que te entregas.

      Un fuerte abrazo, gracias.

      Eliminar
    2. M,cada cual es como es, y doy gracias por ello porque así encuentras diversidad entre la personalidad de los que nos rodean, seguramente tengo tantas inseguridades o más que tú, si que los años te van dando cierta seguridad ante varias situaciones y a la vez menos convencimiento de lo que pareciamos seguros más jovenes, aprendemos que las nubes no se pueden pisar y cuando somos niños nos imaginamos e incluso creemos caminar por ellas, yo tengo mucha más seguridad y he pasado la barrera de la timidez, sigo intentando controlar la bocaq y ser más prudente, controlar mis impulsos y no arrancar en ira, racionar la valentía para las causas justas y perdidas, a veces, el desgaste es innecesario, a veces se nos escapan las fuerzas por la boca y a veces podemos arrepentirnos de lo dicho o lo no dicho, el equilibrio, es una balanza complicada de mantenerla en linea. Escribir es un modo de expresión y sobretodo de autoanálisis, autocrítica, y autocontrol. Aprendemos las teorias lo dificil o mejor dicho lo que hacemos dificil es la práctica. Aunque como te dice RH seguramente más que un aprendizaje nos influye nuestro carácter y personalidad, la introversión, ya lo dice la palabra, miramos hacía dentro, hacía nuestro mundo.
      Tengo un miedo que aquí en secreto te cuento, soy incapaz de recitar un poema en público si que me tiemble la boca, las manos, y hasta el tuetano, o por ejemplo hacer un exámen oral delante de mucha gente, tengo miedo escénico, e ahí las inseguridades.¿Aprenderemos a amarnos a nosotros mismos y aceptarnos con todos nuestros defectos?

      UN fuerte abrazo y buena semana... estaré ausente pero cerca.

      P.D. No soporto que me tomen por un robot, ggrrrr(ves la ira ya me nace jejeje)

      Eliminar
    3. Sandra, M, os cuento yo también un secreto mío: también tengo un pavor enorme a recitar un poema en público. No puedo decir que me tiemble la boca ni nada porque nunca he tenido que afrontarlo, pero me da miedo pensar encontrarme en esa tesitura. Espero no tener que hacerlo nunca -no creo que sea difícil por otra parte, porque no hago nada por divulgar-, pero creo que me negaría en redondo. La causa, más que a hablar en público, que no es porque lo suelo hacer en mi trabajo y nunca tuve problemas con la oralidad de los exámenes, es por una cuestión de pudor y, sobre todo, porque nunca he concebido la poesía como algo leído en voz alta sino con la voz silenciosa que llevamos dentro cuando simplemente leemos.
      Un fuerte abrazo a las dos :)

      Eliminar
  4. RH,M, pues creo que has dado con la clave, yo sólo lo he hecho en una ocasión, hace ya unos cuantos años, frecuentaba un foro y nos reunimos de todas partes de España en Valencia, y ahí recité. Mi poema era corto, cortísimo y me pareció extenso, de hecho elegí uno que trataba sobre la poesía, nada que ver con emociones, la clave está en esa parte intima que escribimos,esa parte que nos ruboriza porque es lo más profundo, nuestros más intimos sentimientos, si además las personas a las que tengo que recitar son conocidos o familiares, tierra tragame, creo que por eso me encuentro como pez en el agua en internet. Y como dices siempre leo en voz baja, no suelo recitarlos, de hecho cuando los escucho recitar me cuesta más entenderlos.
    Por otra parte, estoy trabajando en varios poemarios, y (por esas inseguiridades) le pido ayuda a un amigo poeta, pero claro es tan sugestiva la poesía que lo que a mi me gusta a ti te puede parecer nefasto y viceversa, así que me dió un consejo, grabarme recitandolo y así escucho su musicalidad. No me gusta nada escucharme en una grabadora ¿no os pasa?
    En fin. Que seguiré gestando mis poemas como lo hago, pariéndolos de un tirón.

    ResponderEliminar
  5. RH, Sandra, no tengo palabras para agradecer sus comentarios, he despertado y me encuentro con sus ideas tan valiosas, con la confidencia de sus experiencias, eso para mí representa un tesoro invaluable. Gracias de verdad. Si estuvieran aquí les daría el abrazo más fuerte que he dado en toda mi vida, realmente los he aprendido a apreciar desde que coincidimos en este cosmos virtual.

    Entre inseguridades y miedos, me temo confirmarles que también sufro de pánico escénico, ya sean exposiciones, exámenes, o una simple participación en clase...también tiemblo, mi palpitación se agita, y cosas así. Es horrible, porque al final nunca digo todo lo que debería decir, lo que tan claro aparecía en mi mente. Igualmente, creo que la poesía se debe leer internamente, pocos tienen el don de recitarla, a mí tampoco me gusta escucharme, pero creo que resulta un buen ejercicio para superar esos temores e inseguridades.

    Pero en fin, así es nuestro carácter, introvertido, como mencionas, RH; y en efecto, ahí el origen de una exquisita diversidad y particularidad en cada uno, como bien lo has dicho, Sandra. Les agradezco una vez más sus comentarios, pues más allá de la poesía, son los que imprimen vida a este espacio.

    Muchos abrazos :)

    ResponderEliminar
  6. Texto herido, grotesco show que disfraza el universo vencido...

    un placer leerte

    bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El universo vencido... tus palabras resultan exactas para describirme.

      Agradezco tu comentario, besos.

      Eliminar