Los ojos más tristes de la ciudad; del planeta; del Universo. Los ojos más tristes de mi vida. Mira cómo se llenan de palabras, de mujeres, de otros ojos que aparentan guardar un poco de melancolía dentro. ¿Por qué ahora han decidido mirarlo? ¿Qué saben los demás de la tristeza si no existe nada más allá de sus sonrisas, si sus vidas son un océano que se vacía y se llena continuamente de amantes y cervezas y noches sin luces grises alumbrando hojas en blanco y libros desperdigados por el suelo? Ahora todos ansían perderse en sus pupilas, conocerlo, amarlo en secreto. Quisiera saber cuántas palabras han leído dentro de su boca, cuántas veces sus ojos han llovido en sus párpados, cuántos amaneceres han perdido en el aire de sus pulmones. Seguramente ninguno. Yo miro sus ojos de lejos mientras se pierden en algún libro, absortos en una dulce nostalgia que me impide siquiera acercarme. Por eso lo miro a la distancia. Por eso lo leo en secreto. Y escribo.

Nada se compara con sus ojos: tristes de flores, tristes de magia, tristes de agua, tristes de amor, tristes de Historia. 

Tan tristes.

Comentarios

  1. Me encanta cómo escribes M. Me gusta tanto el cómo como el qué cuando leo, por eso te debo decir que al leerlo es como una mirada al mar, primero el movimiento más complejo, la exposición, la descripción del lugar emocional desde donde se escribe: hablemos de tristeza, hablemos de tristeza y de entendimiento. Es el mar un poco lejos de la orilla, el movimiento donde hay más profundidad, donde habitan las corrientes, donde más se nota el viento. Luego acabas con frases cortas, las olas pequeñas de la orilla. Vas deteniendo. Deteniendo poco a poco. Luego una frase un poco más larga pero fragmentada entre varias comas. Y finalmente un frase con solo dos palabras que dicen tanto como a veces dicen los puntos suspensivos. Las olas finales desvaneciéndose en la arena, haciendo de la palabra triste algo hermoso.
    Luego está el "qué", nada menos que tristeza y entendimiento. Tristeza tal vez por lo distante, por el carácter inasible. Pequeña rabia por aquellos que no entienden, que no saben nada de la tristeza que puede haber más allá de las sonrisas. Entendimiento. De esos ojos tan tristes, tan absortos, tan adentro. Entendimiento que desarma y que precisamente mantiene a distancia lejos del descaro o la impertinencia. Entendimiento que lleva y limita a observar, a leer en secreto y escribir.
    Sencillamente precioso. Me alegro de que vuelvas a dejar algo aquí. Esto también cala. Como el mar.
    Un abrazo, M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mirada al mar, me gusta tu metáfora, tus palabras podrían formar un poema sobre lo que escribí.
      Tristeza y entendimiento, así es, todo tan inasible y tan distante a la vez.
      Saludos, RH.

      Eliminar
  2. M,
    Ya sabes que tus letras me llegan directas,muy adentro. Miro y leo, como lo que dicta este texto, desde lejos, desde esta pantalla que nos separa,desde donde se conmueve la entraña, pero veo más allá de las letras, como lo haces tú a esos ojos, como llegas a lo más profundo, a ese lugar donde sólo algunos alcanzan,
    a ese mundo interior e intimo. Y me quedo ayyyyssss como me quedo.
    Eres tremenda.
    Me gustá ver algo más de M.
    Que te entregues de esta forma.

    Creo que como dices, no todos, pueden llegar a comprender esa tristeza que nace de tan adentro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra, me alegra saber que las palabras lograron exteriorizar ese mundo íntimo que me conforma, y que mires más allá de mis letras, por que sé que también tienes un universo dentro, que también te desenvuelves en la poesía, y por eso también comprendes el lenguaje de la tristeza.

      Un abrazo :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el furor divino